De ruta por la Marbella minera

 

El-horno-en-el-que-fundían-el-plomo

De su exitoso pasado ligado a la extracción y a la metalurgia, la ciudad de Marbella, conserva los primeros altos hornos civiles modernos que se crearon en España y multitud de bocas enclavadas en la montaña.

Los historiadores desconocen el papel concreto que la presencia de depósitos de cobre, hierro y plomo tuvieron en la creación de asentamientos fenicios, romanos, musulmanes y cristianos en la comarca, pero diversas fuentes apuntan a una efectiva explotación de las minas de Sierra Blanca ya entonces.

El potencial minero de la zona brotó a partir del 1.800, con la obtención de recursos en Marbella, Benahavís y Ojén, actividad que hoy todavía pueden estudiarse a través de la multitud de bocas enclavadas en la sierra, pero también a partir de unas pocas construcciones sólidas que han quedado en pie en Marbella.

FERRERÍA DE LA CONCEPCIÓN

Los  restos de esta ferrería corresponden a los primeros altos hornos civiles modernos que se crearon en España.

FERRERIA

MINA DE BUENAVISTA

Esta mina de plomo, que llegó a dar trabajo a una veintena de personas, contaba con un pequeño horno de fundición, que todavía puede contemplarse en los alrededores. Con una tecnología muy básica y sencilla.  El horno permitía derretir el plomo tras las labores de extracción y lavado. De este centro de producción salían diariamente una veintena de barras de plomo de unos 50 kilos cada una.

MINA

TORRE DEL CABLE

Esta infraestructura es el último resto de la estación de descarga que en los años cincuenta permitió trasladar minerales desde el término municipal de Ojén hasta la costa, mediante un tranvía aéreo

TORRE DEL CABLE

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *